Blog

Conversando con Gabriele Cortinovis

¿Qué fue lo primero que hizo que te interesaras por la música?

La música siempre representó un factor fundamental para mi formación personal desde que era pequeño. La búsqueda de nuevos discos y artistas significaba ampliar mis horizontes como persona y como artista. Aprender a tocar fue algo natural consecuencia de mis intereses.

¿Quién te inspiró para hacer música? ¿Algún músico famoso que admiras?

Empecé con el rock inglés y mis primeros artistas referentes fueron Led Zeppelin, The Beatles , Pink Floyd y pronto descubrí el Jazz con artistas como Miles Davis, Charlie Parker y John Coltrane. Siempre en busca de algo nuevo descubrí a través de un amigo algunos temas de Paco de Lucía y desde entonces me dediqué siempre más intensamente al Flamenco que tanto me fascinaba.

 ¿De dónde viene tu pasión por el flamenco?

Como dijo uno de mis profesores: el Flamenco “tiene tierra”. Es una música que tiene su historia y su geografía, sus sonidos tan peculiares y únicos. Sus armonías y ritmos no sólo son la expresión de una cultura, sino que son casi únicos dentro del panorama musical occidental. Para un guitarrista es un reto visceral.

¿Con quién estudiaste flamenco?

Empecé a estudiar flamenco en Lisboa y en París con profesores particulares, y al cabo de pocos años viajé a Jerez de la Frontera y a Sevilla donde pude estudiar con grandes nombres del flamenco como Manuel Valencia, Augustin De la Fuente, Antonio Rey, Niño de Pura, Eduardo Rebollar, Pedro Sierra, Rafael Riqueni y muchos más.

Estudié en la fundación de Flamenco Christina Heeren de Sevilla, e hice el Máster en interpretación de guitarra flamenca en la Esmuc de Barcelona con Rafael Cañizares.

¿Cuál es tu pieza musical favorita en este estilo?

No suelo tener piezas favoritas, pero sin embargo “Orate” de Diego del Morao y “Tauromagia” de Manolo Sanlúcar son de los discos que más me han fascinado.

¿Dónde podemos disfrutar de una buena presentación de flamenco en Barcelona (y en España)?

Aquí en Barcelona hay muchos tablaos de calidad pero también un mundo más “underground” muy desarrollado.

¿Cómo describirías la música que haces normalmente?

Trabajo especialmente con el flamenco tradicional y el tango argentino. Últimamente me estoy dedicando mucho a músicas populares, gracias a otra banda que tengo en Italia y también hago algunas “investigaciones experimentales”.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Trabajo mucho analizando temas que me gustan para entender y poder reproducir los elementos que me resultan más interesantes para alimentar y estructurar lo que sale de la inspiración.

¿Cómo ha sido tu experiencia como profesor de guitarra en Shine?

Desde que empecé a trabajar en Shine he crecido mucho como artista y persona. Los alumnos son una oportunidad para ver las múltiples caras de la música y de cómo ella mueve a cada uno. El ambiente en la Escuela además es muy ameno y favorable al intercambio de conocimientos entre los alumnos y los profes.

 ¿Cuál crees que ha sido la mayor aportación que has hecho a los alumnos con los que has trabajado durante estos años?

Es una pregunta muy difícil de contestar, sería interesante saber la respuesta de los alumnos… Diría que mis clases tienen el fin de acercar el alumno a la música que más le gusta a través de la guitarra, de trabajar para ser autónomo en entender los temas que le gustan y ser capaz de interpretarlos.


*Fotografía: Fabio Toschi

¿Cómo crees que Internet ha impactado en la industria musical?

Ha hecho posible que muchos entraran en contacto con nuevas músicas y conocieran artistas lejanos con relativa facilidad.

Por otro lado, las plataformas de streaming musical han hecho más complejo para un artista ganar su sueldo con las grabaciones. Es un problema complejo donde hay que considerar costes y beneficios. Algo que realmente no comparto de la situación contemporánea es la excesiva atención del público y de los músicos a los social networks que convierten la afición hacia la música en un fenómeno de Voyeurismo (para el público) y de exhibicionismo (para el artista). Muchas veces el éxito musical ya no depende de la calidad del contenido sino de la forma en la cual uno consigue enseñarlo.

¿Si pudieras cambiar algo de la industria musical que sería?

En general creo que lo más urgente es resolver la situación de constante precariado del artista. Creo que es prioritario reconsiderar los sueldos para las prestaciones artísticas (clases, conciertos y bolos) y también que el valor de un artista sea medido en su real producción y calidad musical y no tanto en número de followers.

¿Qué proyectos musicales próximos tienes en mente?

Estoy en una nueva etapa de composición con mi banda italiana “Rayuela” con la cual creamos “nueva música popular” y también estoy juntando ideas para un proyecto más Jazz-Rock sin regla ninguna, ya veremos…

¿Algún consejo o consejos para quienes deseen estudiar guitarra e introducirse en el mundo de la música?

Diría que es importante perderle el miedo al estudio de la música, los alumnos que no dudan de sus posibilidades son los que suelen avanzar más y con más serenidad. No hay que pensar que sea algo inalcanzable a ninguna edad. Saber que el tiempo dedicado a la música es tiempo de calidad que uno dedica a sí mismo.

¡Toma una clase con Gabriele!