Blog

El chico que se escapó para tocar la guitarra

Es un caluroso día de verano en el este de España. El aroma a higos llena el aire, las cigarras zumban. En algún lugar suena una campana de iglesia. Se pueden escuchar algunas notas de guitarra tocando a la deriva desde una esquina sombreada de la plaza.

Consideremos los giros interesantes en la vida de Francisco Tárrega. Quizás sea más una leyenda que una verdad, pero el “padre de la guitarra clásica” parecía haber seguido un camino predestinado en su búsqueda del instrumento elegido.

Incluso desde muy joven, Francisco Tárrega, sabía lo que quería. Y más que nada, era tocar la guitarra. Imaginémoslo como un niño pequeño, escabulléndose para tocar el preciado instrumento de su padre mientras él trabajaba como vigilante en el convento local. O escuchando con avidez mientras su padre tocaba flamenco. Su oído sintonizó los acordes y las notas. Estaba claro que tenía una aptitud para el instrumento de cuerda desde el principio.

Al crecer durante la era romántica, el joven Francisco comenzó su vida aventurera huyendo de su hogar. ¡Esto, que se repitió en otras ocasiones, resultó en una serie de incidentes que influirían en toda su vida!

Poco sabía, en ese caluroso día de verano, cuando escapó de las manos de su niñera, lo que iba a suceder. De hecho, mientras corría, las cigarras gritaban, el polvo se levantaba de sus pies, tuvo la oportunidad de mirar hacia atrás (quizás a ella) y cayó en un canal de riego. Su huida a la libertad de la infancia se estancó. Por suerte o por destino, su futuro camino se consolidó.

Los ojos de Tárrega se lesionaron tanto en la caída que su padre decidió que Francisco se convertiría en músico. Una carrera en la que no necesitaría de la visión. Así se resolvió. Toda la familia fue desarraigada del pueblo natal de Tárrega, Villarreal, cruzando el río Mijares hasta Castellón de la Plana, para que pudiera asistir a clases de música.

De hecho, los dos primeros profesores de música eran ciegos. El viaje de una vida se puso en marcha. Francisco Tárrega comenzó a aprender piano y guitarra.

Cuando tenía diez años, el famoso guitarrista de conciertos español Julián Arcas escuchó tocar a Tárrega y, reconociendo su talento, le rogó a su padre que le permitiera acompañarlo a Barcelona, ​​para que pudiera enseñar al niño. Su padre aceptó de mala gana.

En Barcelona, ​​Francisco iba a continuar estudiando tanto el piano como la guitarra, pero no pasó mucho tiempo antes de que el joven al no ser visto salga corriendo por segunda vez. Perdido en las calles de Barcelona. Pronto lo encontraron tocando su pequeña guitarra en cafeterías y restaurantes, y lo llevaron de vuelta bajo el ala de su padre.

A pesar de los grandes sacrificios de su padre para enderezarlo y en el camino de tocar el piano formal, los dedos de Francisco ansiaban tocar la guitarra, y tres años después, huyeron por tercera vez a la edad de trece años, uniéndose a un grupo de gitanos en Valencia donde mejoró sus habilidades flamencas y quizás también sus habilidades para la vida.

“Gitanos” Josep Benlliure Gil Canyamelar, Valencia, 1855 –1937

Sin embargo, su viejo y perseguido papá vino a buscarlo y lo arrastró a la casa, ¡solo para que Tárrega corriera por cuarta y última vez! ¡Todo por amor a la guitarra! De vuelta a Valencia, donde para entonces su juego se había vuelto lo suficientemente competente como para comenzar a ganar. Durante un tiempo, tocó con otros músicos en compromisos locales para ganar dinero, pero finalmente regresó a casa para ayudar a su familia, que se encontraba en una situación financiera grave.

Tal vez Tárrega se sentía responsable de su familia, o quizá es que había crecido. Cualquiera sea el caso, pudo pagar la dedicación de su familia y trabajó duro tocando el piano y la guitarra en varias aldeas para ayudarlos. Para 1874 y a los 22 años, su suerte cambió nuevamente.

Francisco ingresó al conservatorio de Madrid bajo el patrocinio de un rico comerciante llamado Antonio Canesa, quien había sucedido por casualidad en un casino rural en el pueblo de Burriano. Trajo consigo una guitarra comprada recientemente, hecha en Sevilla por Antonio de Torres. Por extraño que parezca, fue el mismo guitarrista Julián Arcas quien alentó a Torres a dedicarse a la fabricación de guitarras como su profesión a tiempo completo. Parece que la guitarra estaba tan bien hecha y su sonido era tan apropiado para Tárrega que rara vez tocaba en otro tipo. Esta guitarra inspiró su música e influyó en su estilo.

En el conservatorio, Tárrega estudió composición con  Emilio Arrieta, quien lo convenció de enfocarse en la guitarra y abandonar la idea de una carrera con el piano. A pesar de las opiniones actuales (y las de su padre) de que la guitarra era solo un instrumento para acompañar a los cantantes, y que el piano era el más popular en toda Europa, Tárrega no fue muy convincente. Tocar la guitarra era algo que le había encantado desde que era un niño pequeño.

Francisco Tárrega

A fines de la década de 1870, Tárrega se estableció como profesor de música profesional y músico y enseñó (los más famosos entre ellos) a Emilio Pujol, Miguel Llobet, y Daniel Fortea,  transmitiendo así su conocimiento y afinando su trabajo a través de un estudio riguroso y práctica. Pronto estaba componiendo su propia música y recorriendo el país, dando presentaciones regulares. Incluso transcribiendo importantes obras de piano en piezas para guitarra.

Sus frecuentes conciertos dieron como resultado el encuentro de su futura esposa, así como una de sus composiciones más famosas, “Lágrima”  o The Teardrop, que fue escrita cuando estaba de gira en Londres, miserable y nostálgica por España. Al regresar a su tierra natal en 1880, se casó y finalmente se estableció en Barcelona, ​​no muy lejos de donde había crecido.


Bajo el patrocinio de la viuda rica, Conxa Martínez, Tárrega se suavizó. Ya no corría para perseguir sus sueños, se relajó para perfeccionar su arte. Su patrocinio le permitió a él y a su familia usar una casa en Barcelona que se rumoreaba que estaba en algún lugar de c / Gignas, donde escribiría la mayor parte de sus obras más populares. Más tarde, Conxa Martínez lo llevó a Granada, donde el guitarrista concibió el tema de Recuerdos de la Alhambra. Tárrega continuó tocando en vivo, pero prefirió quedarse en su país natal.

Unos años antes de su prematura muerte, Tárrega hizo un cambio importante en su forma de tocar. Se cortó las uñas. Para un guitarrista clásico que toca cuerdas de tripa, el uso de las uñas para extraer las notas era muy importante. Utilizados de manera similar a una púa en cuerdas de acero, los clavos se usan para tocar en guitarras de cuerdas de nylon españolas o clásicas. Nadie está seguro de la razón de la elección de Tárrega y parece haber varias opiniones, pero el hecho es que esto cambió el estilo y, lo que es más importante, el sonido de su interpretación para siempre. Los callos se acumularon en la punta de sus dedos y con estos continuó jugando. Tárrega amaba tanto este nuevo sonido que impuso el corte de uñas entre todos sus alumnos.

Lamentablemente, a pesar de las primeras grabaciones de guitarra documentadas en el siglo XX, no hay grabaciones del mismo Francisco Tárrega tocando. Sus composiciones han sobrevivido y, de hecho, su genio sigue viviendo al alcance de los guitarristas de todo el mundo. El gran guitarrista español es recordado con cariño por contemporáneos y estudiantes por igual, y su trabajo le ha valido una gran aclamación, no solo en su tierra natal, sino también en todo el mundo, como uno de los más formidable músicos de todos los tiempos.

 Puedes encontrar más información sobre este gran guitarrista en los siguientes sitios web:

https://en.wikipedia.org/wiki/Francisco_T%C3%A1rrega

Tárrega

https://galaxymusicnotes.com/pages/about-francisco-tarrega

Feliz cumpleaños, Francisco!

Un último hecho extraño pero interesante: se ha utilizado un extracto de una de las piezas de Tárrega como parte de un tono de llamada de Nokia. ¿Lo reconoces?

¿Estás interesado en aprender algunas de las piezas compuestas por Tárrega? ¡Tome una clase online de guitarra con uno de nuestros fantásticos y talentosos profesores de guitarra española! ¡Sigue los pasos de Tárrega!